Espere por favor

Tips del día

¿Siempre tienes hambre?

Todas hemos experimentado un ataque de ansiedad y sentido que no podemos dejar de comer. Pero cuando esto se convierte en un hábito y nos ataca la tentación de abrir el refrigerador o cualquier paquete a cada rato, puede que sean estos factores los que estén haciendo estragos.

#1 Te acuestas tarde

Quizás eres de esas personas cuyas mentes se activan a partir de que se pone el sol y que tus horas más productivas sean justamente las de la noche. Pero acostarte tarde tiene un precio: disminuye los niveles de la hormona que te hace sentir satisfecha (leptina) y aumenta los de la hormona que te hace sentir hambre (grelina). ¿El resultado? ¡Sientes más hambre que nunca!

#2 Solo comes productos sin grasa

Los productos sin grasa están de moda, y los anuncian con grandes letras en el empaque. Lo que no te dicen es que, para sustituir las grasas, utilizan azúcar, sal u otros ingredientes poco saludables. Y después de todo, tu cuerpo no solo necesita pequeñas cantidades de grasa, sino que además esta te hace sentir satisfecha durante más tiempo.

#3 Bebes poca agua

Esto lo han comprobado varias personas: En el trabajo siempre tienen una botella de agua en el escritorio, y cada vez que sienten hambre been agua. ¡Y muchas veces el hambre se pasa! De esta manera, han aprendido a identificar cuándo tienen hambre realmente y cuándo tienen sed en realidad, o solo es ansiedad.

#4 Dejas pasar demasiado tiempo entre comidas

Según los expertos, debemos comer cada 4 o 5 horas. Y no necesariamente una comida completa, sino tomar algún snack liviano y saludable para no llegar muertas de hambre a la próxima comida y terminar comiendo en exceso. ¡Así que mejor no dejes pasar demasiado tiempo entre comidas!