Espere por favor
  • LATERALES BOOM

    LATERALES BOOM

    S

  • LATERALES BOOM

    LATERALES BOOM

    S

Tips del día

  • Benedicios y propiedades de la Avena

    2017-10-23

    La Avena es un cereal saludable al contener importantes nutrientes, vitaminas y minerales.

    Ver más
  • Los niños y su comportamiento

    2017-06-04

    Según el profesor y psicólogo Leibowitz lo que se descubrió a través de esta investigación es que los niños de alrededor de 8 meses pueden estar jugando tranquilamente mientras su madre no está, pero al momento de verla hay un 99 % de probabilidades de qu

    Ver más
  • Sueña en grande

    2017-06-02

    Un poco de reflexión y preparación no vienen nada mal a la hora de soñar en grande. Espero que te animes a poner en práctica estos consejos y logres cumplir todos y cada uno de tus anhelos más profundos. Y tú, ¿te animas a soñar en grande?

    Ver más

Hábitos que te desmotivan para ir al GYM

Uno de los mayores beneficios para tu salud es realizar ejercicio ya lo sabes. De todas maneras, lo que aún no has podido (o tal vez no has querido) descifrar es cómo hacer entrar esa hora de gimnasio diaria en tu agenda. Con largas horas de trabajo, reuniones y otras actividades que surgen, resulta casi imposible hacerle un espacio, pero si realmente quieres hacerlo, ¡Puedes!

No solo debes encontrar el momento adecuado y disponible en tu día, sino que también es bueno que reconozcas otros aspectos de tu rutina que tal vez no notes pero que también juegan muy en contra, conócelos:

  • Lo primero que comes es el almuerzo

A pesar de que todos sabemos que el desayuno es la comida más importante del día, pocas son las personas que se preocupan por dedicarle el tiempo que se merece. Este hábito no solo juega en contra de tu peso, pero también puede desmotivarte para ir al gimnasio, ya que te faltará esa cuota de energía durante todo el día y tendrás menos ganas de entrenar.

Según un estudio del American Journal of Clinical Nutrition, las personas que desayunan tienen más facilidad para bajar de peso y queman hasta 200 calorías más que aquellas que no.

  • Las redes sociales consumen tu tiempo

Te sorprendería saber la cantidad de minutos que gastas mientras ‘‘scrolleas’’ hacia abajo en tu teléfono. Está bien, todos necesitamos ese rato para actualizarnos y ponernos al tanto de lo que está sucediendo en el mundo, pero a veces no nos damos cuenta que podríamos invertir un poco de ese tiempo en otras actividades.

  • Trabajas para vivir

Cuando todo tu día gira en torno a tu trabajo, resulta más difícil concentrarse en realizar actividad física. No hay nada de malo en que tengas un gran compromiso con el trabajo y te esfuerces por dar el máximo, pero nunca pierdas de vista que tu salud es igual de importante y no puedes descuidarla sometiéndote a mucho estrés o enfocándote únicamente en eso.

  • No tienes un horario para dormir

Piensa que un buen entrenamiento comienza la noche anterior, recargando las energías suficientes. Si acostumbras mirar películas hasta largas horas de la noche, tal vez quieras sustituir esto por más horas de sueño, al menos en los días previos a tu entrenamiento.

Si bien adoramos mirar la televisión antes de dormir, no descansar lo suficiente te quitará motivación y te hará sentir más exahusta que nunca.

  • Consideras que las tareas de la casa son un ejercicio

Si bien es verdad que no necesitas ir a un gimnasio para ejercitarte, tal vez te tomes muy enserio esto y creas que incluso caminar hasta la heladera sea un ejercicio.

Pero un estudio en BMC Public Health demostró que las tareas de limpieza no alcanzan los niveles mínimos para ser consideradas un ejercicio físico y que aquellas personas que afirmaron que su entrenamiento era a través de tareas domésticas de hecho subieron de peso.

  • No te tomas descansos

Como sabrás, el sedentarismo es la nueva forma de fumar. Y cuanto más tiempo permanezcas sentada, menos chances tendrás de alcanzar el mínimo de actividad física recomendada.

Un estudio del British Journal of Sports Medicine comprobó que una mujer que se mantenía sentada por más de ocho horas, tenía menos probabilidad de realizar ejercicio y un riesgo de vida mayor. Incluso pararte de a ratos por 5 minutos y estirar será útil.

  • Lo solucionas con medicinas

Ya sea porque has tenido una noche de fiesta o porque dormiste mal y tu cuello duele, siempre optas eliminar ese dolor con remedios y eso se ha convertido en un hábito cada vez menos efectivo. En lugar de eso, puedes optar por hacer ejercicio.

Un estudio comprobó que incluso media hora de ejercicio aeróbico puede ayudarte a lidiar con el dolor. Y no solo liberarás endorfinas que te harán sentir mejor, sino que tus músculos te lo agradecerán.

Como ves, estos hábitos no son nada nuevo pero tal vez hasta el momento no eras consciente del impacto que tienen en tu rutina y cómo influyen en tu falta de motivación para ejercitarte. Pero ahora que has podido detectarlos, también te las ingeniarás para combatirlos y tener muchas energías para entrenarte.

¡Desafíate a ti misma, tú puedes!