Espere por favor

Tips del día

Personas introvertidas serían más creativas, según estudios.

El beneficio de la soledad

Las personas poco sociables, es decir, las que prefieren pasar más tiempo a solas, podrían ser más creativas, según reveló un estudio publicado recientemente en la revista Personality and Individual Differences.

La investigación sugiere que una forma de retraimiento social conocida como “insociabilidad” está vinculada positivamente a la creatividad, explica el sitio Science Daily.

¿Y esto por qué?
“La idea es que si te alejas demasiado de tus compañeros durante la niñez y la adolescencia, te estás perdiendo de interacciones positivas que ayudan a desarrollar habilidades sociales, entre otros beneficios”, explica Julie Bowker, líder de la investigación, en Science Daily.

Este pensamiento puede ser la razón que ha generado tanto énfasis en los efectos negativos de ser poco sociable.

Ojo: “Insocial” no es lo mismo que “antisocial”

“Aunque los jóvenes insociables pasen más tiempo solos, de todas maneras interactúan con sus compañeros. No son antisociales. Si bien no inician la interacción, tampoco la rechazan”, cuenta Bowker en Science Daily.

Es así como, los seres insociales “comparten lo suficiente con sus compañeros como para disfrutar de su soledad. Pueden pensar creativamente y desarrollar nuevas ideas, como un artista en un estudio o un académico en su oficina”, sigue la experta.

Así, algunos niños y jóvenes logran canalizar esa soledad en actividades creativas.

En cambio, el estudio también investigó diferentes tipos de personalidades. Algunas personas son retraídas por temor o ansiedad, lo cual se asocia con la timidez. Otras parecen hacerlo porque no les gusta la interacción. En estos casos sí se encontrarían resultados negativos.

“La insociabilidad ha sido caracterizada como una forma relativamente benigna de aislamiento social. Pero con los nuevos hallazgos relacionados con la creatividad, creemos que se puede caracterizar mejor como una forma potencialmente beneficiosa de retiro social”, concluye Bowker.